TESTIMONIOS

   A los pocos minutos de iniciar la primera sesión de Coaching con Isabel Martín, sentí que realmente me estaba escuchando y entendiendo, lo que me generó mucha confianza. Cuando terminamos la primera sesión, mi sensación era que me había quitado un gran  peso de encima.

   En las siguientes sesiones, con sus preguntas me hizo ver lo que yo llevaba años preguntándome sin obtener una respuesta. Fue un gran alivio poder ver el  porqué yo actuaba así. Una vez descubierto esto, seguimos los pasos para llegar con éxito a mi objetivo final.

   Realmente ha sido una gran experiencia tanto a nivel personal y profesional. Gracias Isabel por tu saber acompañar y tu gran profesionalidad. Gracias por ayudarme y acompañarme en este gran cambio.  

                                               Mª Pilar Fernández 

   Cuando inicié este proceso de Coaching, estaba pasando por un proceso muy estresante, pues me había quedado sin trabajo en una actividad que amaba hacer. Sentía que mis opciones, por mi edad no eran las mejores y parecía que todo se desmoronaba. Finalmente me decidí a iniciar una empresa por cuenta propia. Mi objetivo era encontrar una nueva actividad o trabajo que me diera tranquilidad y me permitiera generar ingresos.
 

   Lo más importante que he aprendido es a reconocer que las oportunidades están en todas partes, que mi edad no es ningún obstáculo y que tengo una inmensa valía. Aprendí que tenía creencias que me perjudicaban, al hacer surgir emociones que no gestionaba adecuadamente.

 

    Ahora me siento confiada, lleno de seguridad. Mi experiencia ha sido muy fluida y práctica, llena de enseñanzas que he puesto en acción de manera inmediata con resultados contundentes, exactamente lo que me había propuesto. Me siento feliz y sorprendida de haber logrado como nunca antes los objetivos propuestos.

                                                            Isabel Sanchis

   Cuando conocí a Isabel, acababan de despedirme. Había oído hablar del coaching y pensé que me podría ayudar a decidir si buscaba trabajo o me “lanzaba” a trabajar para mí.

   Tenía sensaciones contradictorias, era mi oportunidad para emprender pero sentía vértigo e inseguridad. Mi cabeza estaba llena de ideas pero no era capaz de ordenarlas. Sus sesiones me ayudaron a poner orden, a vencer desbloqueos y a establecer prioridades. También a asumir que todo lleva un tiempo y que las respuestas no me  las va a dar nadie.

 

   Como coach,  en las sesiones me escucho a la vez que me hizo consciente de mi discurso, de mis contradicciones; lo que me ayudo a marcarme objetivos concretos y a trabajar en ellos.

 

   Aún estoy en el camino. Sé que tendré momentos difíciles y que cuando la pueda necesitar, ahí estará Isabel; dispuesta a hacerme esas preguntas que me guiarán hacia las respuestas.

 

                                                              Inma Dasí